Día Mundial de la Salud Mental: En Chile la salud mental es una padecimiento más general y prolongado que la pandemia

09.10.2021

En época pre-pandemia la propia OMS señalaba, que en Chile, existían 1.000.000 de personas con síntomas ansiosos y 800.000 con alguna sintomatología depresiva, recordó Francisco Flores, psicólogo y director de la ONG Mente Sana. Esas cifras han sido largamente sobrepasadas con la pandemia, señaló  a propósito del 10 de Octubre, Día Mundial de la Salud Mental en Chile.

De acuerdo con cifras de la Superintendencia de Salud, las licencias médicas en el sector privado pasaron de 270.000 en el 2017 a 385.000 en el año 2020. Y se espera para el 2021 un incremento aún mayor. En el sector publico por otra parte, FONASA informa de un alza de un 22% en el 2020 respecto al 2019, lo que significa más de 1.300.000 afiliados. Si bien es cierto estas cifras incluyen el tiempo de la pandemia, la tendencia al alza de estos indicadores se registra desde hace ya varios años

Las razones son variadas, para la ONG Mente Sana, mencionando que los factores sociales juegan un rol preponderante. No solo en el sentido económico, según señalan, sino también en las dinámicas culturales que imprimen. Sin embargo- también apuntan - a los modelos de abordaje, que, desde el punto de vista clínico, tanto en el sector público y privado, están fracasando, a la luz de estos resultados.

Al respecto, Flores indica como ejemplo, "Resulta hasta cierto punto una incongruencia, que el incremento sostenido de los indicadores de padecimientos en salud mental vaya a la par con el, también explosivo, aumento del consumo de psicofármacos, cuando justamente se pudiera esperar lo contrario".

Ante ello concluye que cada día más personas se están transformado en pacientes crónicos. Y puede ser una de las razones que coadyuvan, en la sostenida y creciente prevalencia de malestares psíquicos y trastornos de salud mental de diversa índole.

"Lo que observamos son modalidades de intervención, en el cual los tratamientos giran principalmente, en torno al uso de psicotrópicos, que muchas veces se reducen a la entrega de los mismos fármacos. Apurando de esta manera, la más rápida recuperación para el reingreso a los circuitos productivos. Esto redunda finalmente, a la luz de estos datos, en una estrategia de cronificación de los sufrimientos emocionales, con una alta dependencia del consumo de psicofármacos", termina diciendo Francisco Flores

NUEVA LEY DE SALUD MENTAL

Para el director de la ONG Mente Sana la reciente aprobación, en el parlamento, de una ley de protección de salud mental, constituye un avance en términos generales, pero aún estaría lejos para responder a las necesidades urgentes de la población y agravada por la pandemia

Sin embargo, Flores advirtió, que una legislación que no esté dotada de los recursos suficientes, y que necesariamente deben incrementarse ante este nuevo marco jurídico, "será un placebo o un vaso de agua en el desierto". Indicó al respecto, que el gasto público en salud mental, no ha superado el 2,4%, siendo que el promedio de la OCDE es tres veces más, y llega al 6%. Incluso nuestro país, está bajo el promedio mundial, que es en torno al 3%.

Recordó asimismo, el reciente anuncio del cese de más de 8.000 funcionarios de la salud pudiendo llegar a más de 20.000 a fin de año. "Eso no se condice con el reconocimiento a su labor y los discursos respecto a la preocupación declarada por la salud mental, de aquellos que estuvieron largamente expuestos a situaciones extremas y traumáticas. Es un ejemplo, de lo que se dice pero se hace en salud mental en Chile"

Junto con lo anterior, el director de la ONG, abogó por integrar en el nuevo cuerpo legal de protección de salud mental, aspectos no considerados aún; como el establecer la paridad en costos y cobertura entre la salud física y la mental, con requerimientos similares de financiamiento y limitaciones a los tratamientos, dispositivos de atención en salud mental infanto-juvenil, políticas de prevención, entre los principales.